Llamemos las cosas por su nombre

Uno de los elementos importantes que se usan para promover algún tipo de ideología es la transformación del lenguaje. Con el cambio del significado de las cosas. A esto se le llama “Lenguaje Orwelliano”. Conceptos que son considerados como malos frente a la sociedad, lo reemplazan por una palabra bonita, que tiene un significado positivo. Un claro ejemplo de eso es como hoy dicen: Interrupción voluntaria del embarazo, en vez de decir: Aborto, o más exacto aún: Asesinato de un hijo en el vientre.

Es por eso que, como en este último tiempo ha surgido cambios en nuestro lenguaje que intenta promover la ideología de genero, en Internet anda circulando unas recomendaciones para que no permitamos que está ideología se promueva por medio de como hablamos.

No cedamos a la “ideología de género”, usemos las palabras correctamente:

  • Digamos “sexo”   (en lugar de “género”.)
  • Hablemos de Mujer/es   (en lugar de “fémina/s”)
  • Asesinato de una mujer  (en lugar de “femicidio”.)
  • Lamémoslo Aborto   en lugar de (“derechos sexuales”)
  • Matrimonio  (es entre 1 hombre y 1 mujer)

Hay palabras genéricas, no las olvidemos: 

  • Padres    (incluye papá y mamá)
  • Hombre   (incluye Hombre y mujer)
  • Niños       (incluye niño y niña)
  • Todos      (incluyen hombres y mujeres)

No olvidemos:
Las palabras tienen género y no sexo.
Los seres vivos tienen sexo (hombre y mujer) y no género.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.430 seguidores

Publicado en: Post