¿Matrimonio Igualitario?

¿Existe igualdad entre el matrimonio heterosexual y el homosexual?

Pues bien, debemos comprender que el matrimonio es una institución, para los que somos creyentes, creada por Dios, y para los que no, es una institución natural no creada por el Estado, cuya existencia es anterior a toda legislación (es por eso que hasta en las tribus más aisladas de la civilización, las personas se dan en casamiento). Por consiguiente, el Estado protege dicha institución ya dada por la naturaleza misma, para promover la salud y el bienestar de una nación. El matrimonio entre un hombre y una mujer lleva por fruto la reproducción del ser humano y provee el ambiente propicio para que las futuras generaciones crezcan saludables. Al contrario de lo anterior, el matrimonio homosexual es una institución que el Estado debe crear forzosamente, para cumplir el deseo de unos pocos. Esto no porque los homosexuales sean pocos, sino porque de ellos son muy pocos los que están realmente interesados en el matrimonio. Esto es lo que queda de manifiesto en la estadísticas, donde solo el 3% de las uniones civiles efectuadas en Chile el 2016 fueron por parejas del mismo sexo. El matrimonio homosexual no es fundamental para la existencia de la humanidad, ni tampoco es considerado un Derecho Humano fundamental en ningún Tratado Internacional. Es solo una creación del Estado, que no trae fruto ni mayor beneficio a la sociedad, a las futuras generaciones, o a la nación. En otras palabras, un país sin matrimonio homosexual, subsiste sin problemas; pero una nación que no protege el matrimonio entre el hombre y la mujer, se destruye.

Es por eso que las políticas que promueven a la familia natural en el programa de José Antonio Kast es simplemente un tema de sentido común.